El patrimonio está compuesto por todas las posesiones de un individuo, desde bienes materiales hasta bienes intangibles. Debido a la fluctuación del valor en el mercado financiero, estos valiosos recursos pueden obtener ganancias o sufrir pérdidas. Entender cada uno de estos casos es importante para la gestión eficaz de un patrimonio.

Ganancias Patrimoniales

Las ganancias patrimoniales se producen cuando un activo genera un beneficio económico, de manera general las ganancias ocurren con la apreciación de los valores. Cuando la cantidad recibida supera la cantidad inicial invertida, entonces existe una ganancia patrimonial. A continuación algunos ejemplos de ganancias:

  • Inversiones: Cuando se compran acciones, bonos u otros valores y obtienen un rendimiento por encima del costo inicial.
  • Propiedad Inmueble: Cuando la propiedad recibe un aumento en su valor luego de comprarla, la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta se considera una ganancia patrimonial.
  • Ganancias de capital: Se refiere a la ganancia obtenida cuando se vende una propiedad por un precio mayor al precio de adquisición.

Pérdidas patrimoniales

En contrapartida, las pérdidas patrimoniales se producen cuando un activo genera un costo económico, de manera general las pérdidas ocurren con la depreciación de los valores. Cuando la cantidad recibida es inferior a la cantidad inicial invertida, entonces existe una pérdida patrimonial. A continuación algunos ejemplos de pérdidas:

  • Inversiones: Cuando se compran acciones, bonos u otros valores y obtienen un rendimiento por debajo del costo inicial.
  • Propiedad Inmueble: Cuando la propiedad sufre una disminución en su valor luego de comprarla, la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta se considera una pérdida patrimonial.
  • Pérdidas de capital: Se refiere a la pérdida obtenida cuando se vende una propiedad por un precio menor al precio de adquisición.

Es importante tener presente que tanto las ganancias como las pérdidas patrimoniales pueden variar considerablemente dependiendo del tipo de activos, el periodo de tenencia, el valor de la moneda y otros factores. Para reducir los efectos de riesgo y volatilidad del mercado financiero, los administradores de patrimonio deben efectuar estudios profundos de cada inversión antes de aprobar una decisión.

A %d blogueros les gusta esto: